Dpto. de Pastoral Universitaria

Presentación

Desde su origen la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” asume como propósito fundamental definir y hacer visible su perfil orientado hacía una visión de futuro. Se ofrece aquí unas breves referencias sobre el contexto en el que tiene lugar el nacimiento de la UC y de los diferentes planes de desarrollo con sus objetivos y contenidos básicos. Es importante señalar que los objetivos fueron evolucionando coherente­mente, hacia la Misión que tiene en la actualidad.

La Universidad Católica nace el 13 de febrero de 1960, en el marco del derecho de la Iglesia de fundar escuelas superiores (Canon 1735) y del reconocimiento de ese derecho por la Constitución Nacional.

La inspiración eclesiológico-pastoral que motivó su creación se evidencia en los propósitos fundamentales expresados por los Obispos: “después de madura reflexión, sustentada y orientada por directivas pontificias y las necesidades espirituales de nuestro país, hemos decretado, el 13 de febrero de este año de 1960, la fundación de la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” Aunque modesta en sus inicios, la Universidad Católica constituye uno de los acontecimientos de mayor trascendencia de la historia de la Iglesia en el Paraguay; y la aceptación unánime con que es recibida en los distintos sectores de la vida nacional, demuestra que viene a responder a las profundas aspiraciones y a las no perdidas esperanzas de renovación espiritual y moral que nuestro cristiano abnegado pueblo alienta en lo más íntimo de su ser.

El reconocimiento por parte del Gobierno Nacional se fundamenta en la importancia de la nueva Universidad para la efectiva contribución al desarro­llo cultural del país; a la formación intelectual, moral y técnica de la juventud y al incremento y conservación del patrimonio científico nacional.

En el inicio de su vida académica, los Estatutos de la Universidad Católica señalaban los siguientes objetivos: “La Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” constituida en Comunidad de Profesores, Alumnos y Graduados, bajo la autoridad, tutela y amparo de la Iglesia, es una Institución Educativa de Cultura Superior, que tiene por objeto:

Conservar, transmitir y acrecentar el patrimonio espiritual del género humano, considerado en su triple dimensión; moral, científica y técnica, y en su orden natural y sobrenatural.
Proporcionar una sólida educación religiosa, conforme a la doctrina y normas de la Iglesia Católica;
Habilitar al recto ejercicio de las profesiones liberales y técnicas;
Promover el cultivo y difusión de las Ciencias y Artes, y fomentar en sus miembros el espíritu de Investigación en las distintas disciplinas del saber”
Agregan, además, los Obispos: “Es nuestro vivísimo anhelo que esta Comuni­dad Universitaria se convierta en el foco irradiante de vida intelectual en beneficio de la comunidad nacional, que cada día debe ser más una, ordenada y pacífica”

Los diez primeros años de funcionamiento fueron de paulatino crecimiento y organización, en base a los recursos humanos y económicos de la Universidad. La comunidad académica se abocó, prioritariamente, a definir mejor y a implementar los fines de la Universidad Católica.

Identidad

La identidad de una universidad y, en particular, de la Universidad Católica se construye a partir de los motivos que promovieron su nacimiento, su historia y su Misión. La identidad es una noción multidimensional que incluye además de la Misión, el Perfil Identitario, los Principios Fundamentales de su Actividad y su Visión del Futuro.

Misión de la Universidad Católica

La Universidad Católica, abierta a la sociedad, expresa su Misión como: “servicio y contribución de la Iglesia; es una institución educativa, sin fines de lucro, creada por la Conferencia Episcopal Paraguaya y erigida por la Santa Sede, que tiene por finalidad consagrarse sin reserva a la causa de la verdad, sirviendo a la dignidad de la persona y a la causa de la Iglesia. La Universidad Católica, por el encuentro que establece la riqueza del mensaje salvífico del Evangelio y la pluralidad e infinidad en el campo del saber, permite a la Iglesia, establecer un diálogo con todos los hombres y mujeres de cualquier cultura. (ECE 4,6).

Desarrolla la docencia, la investigación y la extensión conforme a las exigen­cias metodológicas y sustantivas propias de toda institución universitaria, y acoge y promueve los logros del espíritu humano en el ámbito de las ciencias, las técnicas y las artes, buscando ser fermento en la cultura del valor de la persona humana, de la vida y de la sociedad que aporta el mensaje de Jesucristo”(Estatuto, art. 1 °).

Perfil identitario académico de la Universidad Católica

La aceptación e incorporación plena de su identidad con sus múltiples dimensiones, conlleva implicaciones académicas organizacionales y financie­ras que han sido explicitadas en diálogo con otras instancias. Aquí se centrará la atención en los alcances académicos. Las mismas tienen carácter funda­mental promoviendo la presencia de la UC en sus relaciones con otras instituciones de enseñanza superior, con los poderes públicos, la comunidad, y, actualmente, los sistemas de acreditación y evaluación universitarias.

Promoción del diálogo entre Fé y Ciencia

Un componente de la Misión de la UC menciona, explícitamente, el diálogo entre Fe y Ciencia. Para que se produzca el diálogo se requieren condiciones, particularmente en términos de actitudes del hombre de Ciencia y del hombre de Fe, como actores del mismo. Estas actitudes suponen un ámbito común de encuentro como se da entre la Filosofía y la Teología. Al respecto, Artigas (1999) argumenta lúcidamente que “Las ciencias adoptan puntos de vista particulares, la filosofía se pregunta por la realidad buscando su sentido último a la luz de la razón, y la teología argumenta a partir de la revelación divina. Se trata de perspectivas que no deberían oponerse, porque son complementarias y las tres son necesarias si se quiere obtener una representación adecuada de la realidad”.

En esta línea, debe incentivarse la apertura y la búsqueda de este espacio común que coincida con nuestra Visión antropológica del hombre en la Universidad Católica, como nos recuerda el Papa Juan Pablo II:”Volver a encontrar continuamente el dinamismo creador del espíritu supone, por parte de toda la comunidad universitaria y, en particular, de los profesores y de las autoridades académicas, una voluntad tenaz de superación y una relación viva con la esperanza teologal. La ciencia y el saber no aceptan el fatalismo, sino se esfuerzan por construir libremente el futuro; la ciencia es un medio de frenar el fatalismo del futuro. Este no es un destino ante el que nos tenemos que resignar, sino un proyecto y una tarea que hemos de realizar juntos, con la luz de Dios que penetre los secretos del dinamismo propio de toda univer­dad católica, permitiendo que acoja sin reservas el evangelio de Cristo y que su Iglesia despliegue un servicio generoso e inteligente”.

Visión de la Universidad Católica establecida en el Estatuto 2008

La Conferencia Episcopal Paraguaya, al presentar el Estatuto 2008 afirma que “En esta época moderna, turbada, pero a la vez llena de esperanza, la vocación de la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” sigue revistiendo una importancia capital. Los Obispos somos conscientes de que en el diálogo de la Iglesia con la cultura de nuestro tiempo se juega -como decía S.S. Juan Pablo II- “el destino de la Iglesia y del mundo en este siglo”(ECE 3).

La Universidad Católica debe integrar de manera coherente las exigencias propias de una universidad (enseñanza-aprendizaje, investigación, extensión) y las estructuras que la deben sostener. Esto creará la comunicación en torno a la Misión y hará posible la anhelada y necesaria Comunidad Académica.

La V Conferencia Episcopal Latinoamericana y del Caribe, reunida en Apareci­da, subraya que uno de los itinerarios formativos más importantes para la evangelización integral es la Universidad Católica (Cfr. DA, 341-343). Una Visión de la Universidad Católica, inmersa en un mundo globalizante, debe dar respuesta a desafíos pedagógicos, sociales y del medio ambiente, culturales y éticos, científicos y tecnológicos.

“Los desafíos expuestos requieren una Universidad Católica fortalecida y con capacidad de generar los cambios internos de manera permanente, a fin de mantener el liderazgo de la Misión Institucional, y gestionar la agenda educativa a partir de su proyecto singular y con un claro protagonismo en el futuro de la sociedad paraguaya a través de sus egresados, de los conocimien­tos generados, así como de su programa de extensión y de servicio”.

En síntesis, la Visión de la Universidad Católica para este quinquenio, es construir una Comunidad Académica adherida a un proyecto espiritual, político y social; y con la participación solidaria y reflexiva de sus miembros con intenso sentido de pertenencia institucional.

Fortalecimiento de la comunidad universitaria a través de la reafirmación de la Identidad Católica

Para la adecuada consecución de la misión de la UC se debe fortalecer la comunidad universitaria a través de la cooperación, el trabajo conjunto, el diálogo permanente, el respeto y el espíritu solidario entre directivos, docentes y funcionarios, cuyos intereses deben ser armonizados para el logro de objetivos comunes y el fortalecimiento de la cultura de la paz. Esto implica la necesidad de entender y vivir en comunidad en el contexto de su propia identidad católica.

La comunidad de la Universidad Católica pondrá todos sus esfuerzos en la búsqueda de una identidad propia, plasmada en la fe y el reconocimiento de Cristo como respuesta al corazón del hombre, y fomentando una formación integral que propicie un profundo sentido ético, solidario, promoción de justicia, de respeto a la persona, a la libertad y al amor y a la verdad.

Incentivo y apoyo a la tarea pastoral

Promover el diálogo fe-razón, fe-ciencia, fe-cultura en la Comunidad Universitaria, estimulando la formación humana y espiritual de los integrantes de los diversos estamentos a través de proyectos pastorales.

Políticas de fortalecimiento de la Comunidad Académica

La reafirmación y consolidación de la identidad institucional. La Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” plantea una política que busca la activa participación y el diálogo de los miembros de la comuni­dad académica, en la vida universitaria y el fortalecimiento de las relaciones humanas interpersonales. Se plantea la internalización del Proyecto Acadé­mico Institucional, con el propósito de que cada miembro se sienta identifica­do y comprometido con la Misión, la Visión y los Objetivos fijados por la Universidad Católica.

Entre las líneas de acción institucional
  • Intensificación del dialogo y cooperación entre docentes, personal académico – administrativo, alumnos y egresados con el fin de facilitar y potenciar la identidad institucional.
  • Creación de espacios institucionales, religiosos, académicos, sociales, deportivos y culturales de encuentro, recreación e integración de todos los miembros de la comunidad universitaria.
  • Creación de un clima de trabajo sano y constructivo, basado en principios de convivencia tales como el respeto, la colaboración y la cooperación mutua.
  • Implementación institucionalizada de los servicios de bienestar para la comunidad universitaria.
Políticas de acción Pastoral Universitaria

La Universidad tiene la peculiaridad de llamarse y ser Católica. En tal carácter debe ser, simultáneamente, una comunidad de estudiosos que representen diversos campos del saber humano y, al mismo tiempo, una institución académica, en la que el pensamiento cristiano esté presente de manera vital.

La Pastoral Universitaria convoca a dar testimonio de la identidad cristiana, contribuyendo, a través del currículo y la animación pastoral, a establecer una relación creativa con la verdad, sustento necesario de un compromiso de vida cristiana.

Lineas de Acción
  • Promoción de la verdad según el pensamiento cristiano a través de la relación interdisciplinaria de la Teología con las otras ramas del saber.
  • Actualización de la Comunidad Universitaria: directivos, docentes y personal administrativo, mediante Cursos de Posgrado en la línea del pensamiento doctrinal de la Iglesia.
  • Contribución efectiva del anuncio evangélico con el testimonio en la cátedra y en la vivencia de valores.
  • Compromiso de la Comunidad Universitaria con las acciones pastorales de la Iglesia en Paraguay.
  • Formación de comunidades cristianas universitarias compuestas por directivos, profesores, alumnos, personal administrativo y egresados, para la difusión y asunción de la Doctrina Social de la Iglesia, en un trabajo por la dignificación de la persona en todos los ámbitos.
  • Diálogo de compromiso entre docentes y miembros de la Pastoral Universitaria con el fin de lograr la formación integral del alumno.
  • Promoción de actividades espirituales formativas: acción social, retiros y jornadas y congresos.
  • Reunión y compromiso de los diversos movimientos eclesiales, miembros de la Comunidad Universitaria de la UC para una acción conjunta en la animación pastoral.
Reafirmación y Consolidación de la Identidad Católica Incentivo y Apoyo a la Tarea de la Pastoral Universitaria
  • Contribución efectiva al Anuncio Evangélico con el testimonio en la cátedra y en la vivencia de valores.
  • Promoción de la verdad según el pensamiento cristiano a través de la relación interdisciplinaria de la Teología con las otras ramas del saber.
Metas
  • Apoyo efectivo y compromiso con la tarea de la Pastoral Universitaria
  • Fortalecimiento de servicios y actividades formativas orientadas al bienestar de los miembros de la Comunidad Universitaria
  • Acciones:
  • Relacionamiento de la fe y la ciencia a través de las actividades académicas a nivel de aula y de acciones sociales.
  • Conformación de equipos y coros litúrgicos.
  • Charlas, conferencias, retiros espirituales para directivos, docentes, funcionarios y estudiantes.
  • Capacitación permanente de los integrantes de los Departamentos de Pastoral Universitaria.
  • Formulación y ejecución de programas de bienestar universitario

Del Estatuto de la Universidad Católica “Ntra. Sra. de la Asunción”
Capítulo III

DE LA ORGANIZACIÓN

Art. 17° Del Ordinario del Lugar:

Acorde con su misión ordinaria y con la legislación canónica, corresponde al Obispo Diocesano, velar para que las orientaciones emanadas de la CEP y de la Comisión Episcopal para la Universidad Católica sean llevadas a feliz término en los Campus situados en su jurisdicción.

Conceder el mandato correspondiente a quienes enseñan y explican disciplinas teológicas y poseen las competencias pedagógicas requeridas para la docencia universitaria.
Procurar una adecuada atención pastoral a los miembros de la Comunidad Universitaria. Esta tarea es confiada al Departamento de Pastoral Universitaria, cuyo Director es nombrado por el Ordinario del Lugar. Durará cinco años en sus funciones pudiendo ser reelecto por una vez.

Art. 35° Del Departamento de Pastoral Universitaria: 

A fin de asegurar la atención pastoral para los miembros de la Comunidad Universitaria y colaborando, desde sus competencias específicas, a la creación del medio universitario, será su responsabilidad:

Contribuir efectivamente con la Universidad Católica en la formación integral de personas con auténticos valores cristianos, que sean sensibles a las necesidades sociales y capaces de convertirse en agentes de cambio y de la promoción de los auténticos valores cristianos.
Constituirse en un espacio dinámico de diálogo, reflexión y orientación pastoral; con capacidad de escuchar, sentir y atender los requerimientos de la Comunidad Universitaria y de la sociedad en general., así como en un espacio referencial para conformar Comunidades Cristianas que desarrollen programas de crecimiento en la fe y de servicio comunitario.
Brindar acompañamiento a través de la Asesoría y Orientación personal y de grupos.
En lo académico, organizar el curriculum de Ética y Teología, de acuerdo con el Art. 9°.
El Director del Departamento de Pastoral Universitaria participará de las reuniones que convoque el Director de Campus. Por su parte, un representante de la Pastoral Universitaria integrará el Consejo de Facultad.
El Departamento de Pastoral Universitaria dependerá de las orientaciones pastorales del Ordinario del Lugar. Su Director o un representante participará de la Coordinación Nacional de Pastoral Universitaria de la Conferencia Episcopal Paraguaya.